Saltar al contenido

RIESGOS DERIVADOS DE LOS TRABAJOS DE DEMOLICIÓN

¿Cuáles son los riesgos?

Podemos distinguir los diferentes riesgos derivados de los trabajos de demolición de mayor relevancia que pueden presentarse a lo largo del desarrollo de las actividades propias de esta fase de obra. 

¿Qué son los desplomes no controlados?

La dirección técnica ha de estar dispuesta en todos los derribos. Dicha dirección llevará a cabo un previo estudio de la estructura que se busca demoler. Se tendrá que disponer de la documentación gráfica que abarque la definición del edificio. Esto incluye, los planos, las secciones, las diferentes plantas y todos los detalles que puedan ser relevantes o que puedan contribuir a definir de manera clara, exacta y precisa la estructura y cimentación del edificio. 

Posibles riesgos de una demolición

Los accidentes más habituales procedentes de una demolición son:

·         Múltiples fracturas

·         Picotazos causados por clavos. Suelen darse en brazos y piernas.

·         Aprisionamiento por desplome de diferentes materiales.

·         Exhibición a diferentes productos perjudiciales y tóxicos.

·         Precipitación de partículas reducidas hacia los ojos.

·         Desplomes y caídas en diferentes o igual nivel.

·         Golpes producidos por instrumentos en las extremidades del organismo.

 

·         Caídas al mismo o distinto nivel

Precauciones frente a posibles riesgos de una demolición

Para que dichos riesgos no acaben siendo accidentes, han de establecerse una cantidad de precauciones, podemos identificar las siguientes:

 

·         Procuraremos impedir que los objetos derivados del derribo se amontonen en los pisos del edificio, ya que pueden ocasionar distintas sobrecargas.

·         Ubicar empleados en áreas específicas para controlar el progreso del derribo en todo momento.

·         Mojar los remanentes de forma regular para impedir así que se alce polvo.

·         Higienizar regularmente al acabar el día y antes del comienzo de cada labor las diferentes áreas con peligro de derribo.

·         Para derribar cornisas, voladizos y chimeneas, que pueden llegar a desprenderse, es necesario disponer de andamiaje.

·         Las ruinas han de quitarse usando canaletas y no arrojándolo directamente desde lo alto del edificio.

·         Cuando se retiren las tejas, la cubierta se realizará simétricamente a la cumbre.

·         No se pueden dejar distancias desmesuradas en las uniones entre las estructuras horizontales y las verticales.

·         Las armaduras del edificio, vigas y otros elementos pesados se despiezarán utilizando poleas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.