Tipos de fuego

  • por
TIPOS DE FUEGO

TIPOS DE FUEGO

Según la norma UNE-EN 2:1994, los fuegos se clasifican en cinco tipos de fuego, que se explican seguidamente.

Fuegos de Tipo A

Son fuegos de materiales sólidos, a excepción de metales (madera, papel, carbón, materiales orgánicos, etc.).

Forman brasas, la propagación del calor es desde dentro hacia fuera y requieren elevada aportación inicial de calor para su ignición. El mejor agente es el agua, que es abundante y de bajo coste. Enfriamos la potencia calorífica hasta niveles de no producción de gases capaces de arder.

Fuegos de Tipo B

Líquidos inflamables y/o combustibles sólidos de bajo punto de fusión (gasolinas, alcoholes, plásticos, alquitranes, etc.). Producen fuegos de tipo superficial y el calor necesario para iniciar la combustión depende del punto de inflamación del combustible.

Los elementos más eficaces extintores son los que separan el combustible líquido del oxígeno del aire (mantas en los fuegos de pequeña superficie del combustible). Los extintores de agua con espumógeno son eficaces, lentos pero muy fiables. Los de polvo químico son también muy eficaces, ya que rompen la reacción en cadena.

Fuegos de Tipo C

Son fuegos de materias que en condiciones normales de presión y temperatura forman los gases combustibles (propano, butano, etc.) En este tipo de fuego hay que tener en cuenta que antes de proceder a apagarlo es necesario desalimentar la fuente. Es preferible que arda el gas a que una vez apagado provoque explosiones.

Fuegos de Tipo D

Metales combustibles y compuestos químicos reactivos (magnesio, titanio, aluminio, uranio, etc.). Se requieren agentes especiales extintores para este tipo de fuego. Este tipo de fuego se genera con metales en polvo y agentes oxidantes. Aunque son de pequeña magnitud las consecuencias que pueden originar dependen de los combustibles que estén a su alrededor.

Fuegos de Tipo F

La norma UNE EN 2:1994 ha sido modificado por la UNE EN 2:1994/A1, añadiendo otra clase de fuego, son los fuegos derivados de la utilización de ingredientes para cocinar (aceites y grasas vegetales o animales).

El conocimiento de los diferentes tipos de fuego nos permite poder enfrentarnos a ellos de una manera u otra según sea lo más adecuado. Es imprescindible una buena formación en prevención de riesgos laborales para hacer una correcta evaluación de los peligros y, en caso de que se den, poder afrontarlos.

Para prevenir los Riesgos Laborales en la electricidad y demás oficios de la construcción y del metal, en EUROPREVENCIÓN contamos con cursos formativos que están acreditados por la FLC  y permiten a los participantes entrar en obra.

Consulta nuestros cursos PRL

Cursos TPC
cursos tpm
CURSOS MAQUINARIA
NUEVA FORMACION DEL METAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *